Mujeres protectoras de nuestros océanos

Hoy en la Celebración del Día Mundial de los Océanos, reconocemos el gran valor que tienen en nuestras vidas y resaltamos la importancia del género femenino en la conservación de este ecosistema. Presentamos las historias de dos mujeres que demuestran ser líderes en proteger nuestros mares.

Waldetrudiz Obregón Andrade.

Waldy, como la llaman sus familiares y amigos, es una mujer local del municipio de Guapi, en la costa del Pacífico de Colombia, que ha dedicado su vida al desarrollo sostenible de su región natal, en particular a la conservación de los recursos marinos. Desde niña sintió un gran interés por el medio ambiente y el mar, convencida de que debemos luchar por conservar nuestros recursos, considerando que tenemos un único planeta. Waldy siempre ha desarrollado acciones con miembros de su comunidad para el bienestar común, entendiendo cómo la naturaleza apoya a las personas y sus vidas.

La pesca artesanal es una de las actividades económicas más importantes para las comunidades del municipio de Guapi. «Cada día somos más conscientes de la necesidad de utilizar y proteger los océanos de manera sostenible, ya que nuestros medios de subsistencia y la seguridad alimentaria dependen de la salud de los recursos y ecosistemas marinos». Waldy ha visto cómo los pescadores suelen enfrentarse al reto de tener que vender sus capturas a precios bajos, sin poder recuperar los costes o recuperarse de la deuda, y aumentando la necesidad de capturar más peces, lo que reduce la sostenibilidad.

A través de la implementación del programa EcoGourmet, Waldy y su comunidad están entendiendo mejor cómo la calidad, el tamaño y la sostenibilidad de las especies de peces es más valiosa que los grandes volúmenes de captura, y que las mejores prácticas de pesca pueden resultar en nuevas oportunidades de mercado.  A su vez, Waldy y su comunidad se beneficiarán de la seguridad de los ingresos y de los medios de subsistencia, del fortalecimiento de la capacidad de la organización de pescadores y de una mayor sostenibilidad de los recursos marinos de los que dependen.

Todavía quedan muchos retos por resolver en Guapi y Waldy se siente la mujer más afortunada de tener la oportunidad de hacer una diferencia.

Yesenia Suarez. 

Una mujer que reside en Buenaventura, Valle del Cauca, donde se ubica el principal puerto marítimo de Colombia, en la costa Pacífica. Esta joven bióloga decidió dedicarse al sector pesquero en busca de su desarrollo profesional y contribuir al desarrollo esta zona del país y, de manera especial, a la pesca artesanal que es la principal actividad económica de las comunidades de la región. Ha trabajado con algunas organizaciones de pescadores, en búsqueda de apoyo en la generación de alternativas sociales y económicas que aporten a su calidad de vida.

Yesenia trabaja día a día por la conservación de nuestros océanos, para preservar las condiciones de la población al igual que sus saberes culturales y ancestrales. Ella, no solo ayuda a una persona, ni a su familia, ayuda a toda una comunidad. Ahora, es una experta local del programa EcoGourmet, y se siente feliz al ser parte de un proyecto en el cual está contribuyendo en algo al planeta que tanto nos necesita. Ahora su reto está en acompañar a estas organizaciones de pescadores, para que implementen la pesca responsable y así ayuden a nuestros mares.

Leave A Comment